Un comprador se quejó por sus cupcakes endurecidos. Después de abrir la caja, la mujer no creyó lo que veían sus ojos!

Sharon se gana la vida vendiendo repostería de su propia panadería. Los habitantes de un pequeño pueblo, donde se encuentra su tienda, respetan mucho a esta buena y positiva madre de cuatro hijos. Por desgracia, ultimamente en la vida de esta mujer, comenzaron muchos problemas.
1

Su hermano murió en un accidente, el hijo menor, sufre de enfermedades crónicas, y, además le detectaron cáncer de ovario. Para compensar todos estos problemas, la pobre tiene que laborar muchas horas extras a diario.
Sin embargo, incluso en esas condiciones, ella personalmente está detrás del mostrador y le presta la máxima atención a cada comprador. Viendo esa dedicación, la gente decidió hacerle a Sharon una sorpresa!
2

La DJ de la radio local llegó a la tienda, haciéndose pasar por una cliente enojada. Instando a que en la caja habían cupcakes endurecidos, propuso a la dependienta mirar su producto defectuoso.
3

Y sólo cuando Sharon abrió la caja, se dió cuenta que allí no habían ningunos cupcakes. Mira el minuto 2:30, y ve cómo reaccionó la mujer con el regalo sorpresa!