¿Te encanta andar con la toalla en la cabeza luego de la ducha? ¡Estás cometiendo un gran error!

NEXT

Page 1 of 2

La ducha o el baño son una parte importante en nuestra vida. ¡Aunque creo que muchos de nosotros no solemos pensar en eso!

Bueno, los conceptos básicos de higiene se aprenden en la infancia.

Entonces los mismos pasos se convierten en una rutina. Por ejemplo, la limpieza de los dientes. “¿Bueno, y qué hay con eso?” – podrías preguntarte tú. Ya que es dificil de imaginar que podríamos cometer algún error en cosas tan simples. Pero qué crees, muchos cometemos errores, que además, pensamos que son acciones correctas.

¡Aquí tienes 11 hábitos dañinos en la ducha que hay que olvidar!

1. Te lavas el pelo cada día

Sí, todos queremos tener el pelo siempre limpio y brillanbte. El problema con el lavado constante es que el cuero cabelludo se seca o irrita.

Si tu pelo es delgado y delicado, es mejor lavarlo dos veces a la semana. Los rizos y el cabello grueso tienen que ver el agua y el champú sólo una vez cada 7 días.

2. Te encantas los procedimientos con agua demasiado largos o con demasiada frecuencia

El exceso de agua elimina la humedad natural de la piel. Por lo tanto, toma una ducha una vez al día. Y no te pares debajo del agua por más de 10 minutos.

Si vas al g imnasio o tienes calor, lávate de nuevo, pero lo más rápido posible y sin jabón.

3. No prestas mucho cuidado a la espalda o a los pies

Estos lugares son muy fáciles de ignorar por su difícil acceso. Pero no te olvides que cada área de la piel en la que las células mueren debe ser lavada.

Por cierto, los pies son particularmente susceptibles a las bacterias y los hongos. Sólo recuerda esto la próxima vez que no les prestes suficiente atención.

4. Aplicas crema hidratante demasiado tarde

El jabón o los geles resecan ,icjp la piel. Es por eso que es tan importante aplicar crema hidratante inmediatamente después de un tratamiento de baño.

¡Pero no esperes hasta que la piel esté seca! La mayoría de las cremas deben aplicarse inmediatamente (mientras todavía no se han terminado de secar todas las gotitas de agua).

5. Te limpias con demasiada fuerza

Muchos salen la ducha y se comienzan a frotar con fuerza con una toalla dura. ¡Estas acciones dañan la piel!

Es mejor tomar una toalla suave y tomar con ella la humedad. Te tardarás más tiempo, pero vale la pena.

6. No secas el estropajo

Las células de la piel permanecen en las esponjas de baño o estropajo, lo que crea un entorno ideal para el crecimiento bacteriano. Seca la esponja, cepillos y toallas después de cada uso.

7. No tomas una ducha inmediatamente después de hacer ejercicio

Si casi no sudas durante el ejercicio, de todos modos corre a la ducha después de hacerlo. Incluso una pequeña cantidad de sudor puede reaccionar con los microbios y provocar un olor desagradable.

En este caso es posible no usar jabón.

8. Prefieres sólo el agua caliente

Si, un chorro frío de agua no es tan atractivo. Pero tiene muchos beneficios: estimula la circulación sanguínea, refresca y da una explosión de energía y tiene efectos antidepresivos.

Si el agua fría no es para ti, añádella al final del procedimiento principal. Al menos durante 30 segundos.

9. Aplicas acondicionador en toda la longitud del pelo

¿Tal vez es por eso que tu pelo está grasoso? Aplica este agente nutritivo sólo en las puntas.

¡Y aquí otro truco interesante! Para que no haya un efecto grasoso luego del acondicionador, aplicalo antes del champú.

Loading...
NEXT

Page 1 of 2