Mira cómo será el según la edad en que te encuentres

Aunque cada quien se desarrolla a su tiempo, el va evolucionando de algo que te da asco a algo que te vuelve loca y te brinda las mejores emociones de la vida. Toma nota de lo que te espera:

7.- Entre los 10 y los 15 años

Seguramente te has preguntado ¿estoy lista para hacerlo? Aunque no lo creas nadie lo está, se trata de una decisión que solo tú tienes el derecho de tomar. Esta es la etapa en la que la mayoría de los jóvenes experimentan su primera vez y este primer encuentro en la cama suele ser un completo desastre debido a tu inexperiencia y porque estás empezando a conocer tu cuerpo, posiblemente sientas dolor y cierta incomodidad, además de un poco de pena, pero la realidad es que poco a poco irás adquiriendo confianza, reconocerás que es lo que te gusta y cómo te gusta, encontrarás que el hacerlo con responsabilidad, cuidado y con la persona que quieres, te brindará una experiencia inolvidable.

6.- Entre los 15 y los 18 años

Tienes las hormonas a todo lo que da, cuando te besas con tu novio la temperatura sube rápidamente y todo lo que quieres es dejarte llevar por el placer. En este momento estás aprendiendo y disfrutando sin mucha preocupación. Tus encuentros pasionales cada vez son mejores y los orgasmos son más comunes, por lo que buscas cualquier oportunidad para volver a hacerlo.

5.- Entre los 18 y los 21 años

En la mayoría de los casos aquí ya tuviste algunas experiencias satisfactorias y sabes muy bien lo que te gusta a la hora de la hora, sin embargo tus emociones siguen siendo algo muy importante, por lo que no te vas a la cama con el primero que te lo pida, al contrario, quieres seguir disfrutando pero con una persona que te valore, te quiera y te respete.

4.- Entre los 21 y los 26 años

Has madurado un poco, pero al mismo tiempo tus hormonas vuelven a estar con todo. Ahora los sentimientos quedan un poco de lado porque ya eres una mujer segura de ti misma y entiendes que no necesitas de un hombre para ser feliz. Tu juventud te permite hacerlo con quien tu quieras. Es la época en que te sientes como una fiera, pero los hombres en su mayoría no te satisfacen. Quizá hay un rayo de esperanza y encuentras a uno que valga la pena, una pareja para toda la vida, sin embargo, la mayoría de los hombres que coinciden contigo en esta etapa sólo buscan su satisfacción y se olvidan de la tuya, por lo que debes tener mucho cuidado de a quien eliges.

3.- Entre los 26 y los 31 años

Si ya tienes pareja estable lo más seguro es que disfruten en grande cumpliendo sus fantasías, como ya te conoces bien sabes exactamente qué pedirle para que te lleve hasta el cielo. Aquí es donde experimentan de todo porque a ambos les importa la satisfacción del otro, si se entienden bien en la cama y en lo sentimental, es probable que den el siguiente paso, un compromiso de formar una familia.

2.- Entre los 31 y los 37 años

Lamentablemente no es una etapa muy buena para la pasión, porque la mayoría de las mujeres se convierte en madres, así que pasan tiempo embarazadas o en la famosa “cuarentena”. Es un poquito desesperante pero una vez que la pareja se acostumbra a la nueva dinámica de los niños, se ponen intensas las cosas porque como tienen poco tiempo para hacerlo, lo aprovechan al máximo. Como el reloj biológico ya está a punto de sonar, las mujeres sienten que el tiempo se les va y quieren más acción, aunque no necesariamente más hijos y aquí empieza una gran etapa en su vida en la cama.

1.- Entre los 37 y los 45 años

Aunque no lo creas, es la mejor etapa para el placer. Aquí ya probaste de todo, tuviste hijos y estás lista para dedicarte sólo a ti. Ya no te da pena pedirle ciertas cosas a tu hombre en la cama, te das placer sola… disfrutar es la cosa más importante y cuando llegas a esta etapa sientes que lo debiste haber sentido así mucho antes. Después de los 50 llega la menopausia así que entre más veces lo hagas es mejor, pues te ayudará un poco con los males que trae ese cambio tan difícil.

¿Y tú qué edad tienes? Por favor déjanos tu opinión en los comentarios.