Los médicos pusieron en silencio en sus manos a su bebé muerto, cuando retiraban a su difunta esposa de la sala. Después de esto ocurrieron dos milagros!.


Eran las vísperas de Navidad. La familia Hermanstorfer no podía esperar este día de fiesta. Era una lástima que los hermanos Austin y Canyon no puedan llegar – el 24 de diciembre ya que debería nacer su hermano menor.
Mike y Tracy estaban esperando un hijo. ¿Qué pasaría en las próximas horas?, aún era desconocido para ellos.

1

Todo iba como de costumbre. Comenzaron las contracciones que la experimentada madre pacientemente soportó. Los médicos hasta ahora no pueden entender cuando fue que las cosas tomaron un giro dramático. Mike inmediatamente sintió algo malo. Pronto oyó el terrible sonido del instrumento. El corazón de su esposa dejó de latir.

2

Los médicos estaban en un estado de pánico. Sin éxito trataron reanimar a Tracy. Estos pocos minutos de espera se volvieron para Mike una verdadera tortura. El temor lo agobiaba. El marido observaba impotente cómo su amada mujer se desvanecía poco a poco hasta perder la vida. Después de 4 minutos los médicos finalmente decidieron que Tracy había fallecido. Cada segundo de demora podría costarle la vida de su bebé! Con mucho temor se le explicó a Mike la situación, y el médico comenzó la cesárea.

3

La sala de operaciones se llenó de sonidos de los instrumentos, gritos de los médicos y las enfermeras, pero al enviudado marido ya no se le oía nada. Él todavía se encontraba en estado de shock. La lejana mirada de Mike no se apartaba del cuerpo de su esposa, observando cómo los médicos le cortaban el vientre para salvar la vida de su bebé. El niño fue sacado del vientre de la madre, con la impaciencia de la espera de su primer grito. Pero era demasiado tarde – solo se oyeron gritos alrededor. El médico puso al niño en los brazos de su padre, cuando de repente sucedió lo inesperado. El bebé comenzó a respirar lentamente y de pronto exclamó, en voz alta proclamando el triunfo de su nacimiento. ¡Él estaba vivo!.

4

Lo que sucedió después sólo se puede llamar “un milagro”. Antes de cubrir el cuerpo de Tracy, los médicos de repente oyeron el sonido de su corazón! Débil, intermitente pero constante. Pronto, la mujer abrió los ojos. Nadie fue capaz de explicar cómo fue que sucedió, pero Mike estaba feliz y ninguna hipótesis ya era necesaria! Con lágrimas de alegría mostró a Tracy su hijo recién nacido, que dormía profundamente, sin darse cuenta de que había sido lo que le había devuelto la vida.

5

Hoy al niño, que ya tiene de tres años, nada le impide disfrutar de la vida y disfrutar del amor de sus hermanos y de sus padres. Incluso ahora, ni los médicos ni los científicos no pueden explicar lo que sucedió con Tracy. Sin embargo, toda su familia todavía no puede expresar su gratitud por el regalo que recibieron antes de navidad, fue un milagro.

6

Loading...