Este hombre no podía tener su propia piscina en casa, pero lo que acabó construyendo…

PREV NEXT

Page 2 of 5

Tener una piscina es el sueño de muchas familias. Es algo que te alegra la vida porque te deja refrescar durante todos esos días de calor en verano. Además, es una propuesta genial para todos los niños. ¿Hay algo mejor que pasarse el día entero en el agua de una piscina con los amigos para un niño pequeño? A lo mejor hay alguna que otra cosa, pero muy pocas serán. Pero desgraciadamente, no es tan fácil tener una piscina tanto por cuestiones financieras, como legales. Para tener una piscina tienes que hacer, obviamente, una excavación. Eso cuesta muchísimo dinero y trabajo. Además, en numerosos países para hacer algo así necesitas permisos por parte de las instituciones gubernamentales adecuadas. A veces este segundo elemento puede ser más difícil que el primero.
Pero cuando ya tienes la piscina, ¡necesitas también una cubierta! A ver, no queremos decir que es absolutamente imprescindible para disfrutar de una piscina, ¡claro que no! Sin embargo, es un detalle que cambia mucho y en realidad no se necesita gastar mucho dinero ni habilidades avanzadas. Es suficiente con un poco de madera, algunas que otras ganas y un poco de creatividad. Eso nos lo demuestra José Franco.

Loading...
PREV NEXT

Page 2 of 5