Este hombre no podía tener su propia piscina en casa, pero lo que acabó construyendo…

NEXT

Page 1 of 5

Cuando pensamos sobre lo que significa una vida de lujo, lo primero que viene a nuestras mentes es una mansión enorme con muchas habitaciones, con varios garajes (en los que hay varios coches y todos deportivos descapotables) y finalmente una piscina enorme, o incluso varias. A esto le podemos añadir un trabajo ligero y muy bien remunerado, una familia alegre y próspera compuesta por unos niños bien educados y una mujer encantadora y amorosa. Te gusta esta imagen, ¿verdad? Efectivamente, ese es el sueño de muchos, aunque sólo en muy pocos casos se convierte en realidad. Desgraciadamente, para la mayoría de nosotros suele ser un sueño inalcanzable. Pero por otro lado, ¿significa eso que no podemos sentirnos de una manera parecida aunque sea durante unos instantes? ¿”Tocar” la riqueza aunque sea de manera simbólica?

Esas probablemente fueron las preguntas que se planteó José Franco de Curitiba en Brasil y fue la idea general que alumbró su gran hazaña. Su familia desde siempre deseaba tener una piscina lujosa en el jardín de su casa, pero debido a que eso significaba un coste extremadamente superior al que se podían permitir, ese sueño quedó sin cumplir durante mucho tiempo. Hasta que un día…

Loading...
NEXT

Page 1 of 5